Vosotros, los seres humanos, estáis siempre expuestos a las radiaciones más diversas, algunas de las cuales son de origen natural y otras artificial. Muchas de ellas pueden provocar daños si se reciben en exceso, como seguramente ya sabéis. Con mis fuerzas mágicas se puede estimular vuestra autocuración para reducir los daños.

Tan exclusivo e individual como es cada visitante, tan exclusivas e individuales pueden ser las reacciones a los problemas. Empezando desde un gran cansancio hasta un sueño profundo de varios minutos, bostezos frecuentes y profundos, hormigueos e incluso sensación de entumecimiento de las extremidades, sensación de flatos en la región abdominal, calor, frío, mareo, dolor de cabeza, migraña, gran pesadez hasta llegar a no poder levantar un brazo o una pierna. Los órganos pueden sentirse profundamente; sensación de estrechez o de tener una bola en el cuello, se notan secciones completas de la columna vertebral, claras reacciones en la zona del corazón, pesadez y estrechez en el pecho o dificultad para respirar e incluso ahogo. Se pueden experimentar claramente sensaciones anheladas. La escala de las posibles reacciones es infinita. Esto no ha de asustar al visitante, sino advertirle de que la intensidad y la localización de las reacciones producidas no siempre responden a las expectativas de la conciencia en estado de vigilia.

Mantén brevemente tu dedo sobre mi nariz gorda y lee, al mismo tiempo, el
tema lenta y concentradamente.

Tema: